Facebook  Twitter  

Objetivo cumplido. Antes de partir hacia Sudamérica, Isidre Esteve se había marcado el gran desafío de finalizar en el top 20 de la general. Para ello, consideraba clave saldar la primera semana de carrera entre los treinta primeros.

Y los planes se están cumpliendo, ya que el Repsol Rally Team ha superado la primera parte de la carrera más dura del mundo en 27ª lugar provisional, con más de 27 horas acumuladas en seis etapas. Además, ocupa el tercer lugar de la categoría T1.2 con su prototipo BV6 de Sodicars Racing con los mandos adaptados en el volante.

La etapa de este jueves ha representado el adiós a Perú y la bienvenida a Bolivia, es decir, el cambio del calor y las dunas por la lluvia y la altura. Los participantes en coche han completado un total de 760 kilómetros, de los que 313 eran cronometrados. La caravana partía de madrugada desde la localidad peruana de Arequipa y llegaba de noche a la capital boliviana de La Paz. 

“Ha sido un contraste brutal, en dos días hemos pasado de rodar junto al mar entre dunas a hacerlo por montañas nevadas a más de 4.000 metros de altitud. Pero la zona más complicada ha sido la del final, por pistas rápidas, con barro y bajo la lluvia. Hemos mantenido un buen ritmo, sin errores ni problemas”, explicaba un satisfecho Isidre Esteve, tras cruzar la meta en 35º lugar provisional, con un tiempo de 3h 47:41. 

El piloto de Repsol y Onyx Seguros reconocía estar “muy satisfecho de nuestra primera semana, que ha sido realmente dura pero también muy bonita. El balance es positivo pese a la enorme dificultad de un recorrido que no nos ha favorecido. Lo importante es que no hemos cometido ningún error de conducción, que mi copiloto Txema Villalobos ha estado impecable en la navegación y que el coche se ha comportado muy bien en las dunas”.

Mañana viernes, Isidre y Txema gozarán de una merecida jornada de descanso que los técnicos del Repsol Rally Team aprovecharán para revisar a fondo su prototipo y ponerlo a punto para afrontar la segunda semana de carrera por Bolivia y Argentina. 

El piloto de Oliana afronta el espinoso reto con ambición, pero a la vez con máximo realismo. “Las próximas etapas serán muy complicadas, tanto la maratón tras el descanso, como las que después vendrán en Argentina, donde la navegación será decisiva. Confío en que nuestra experiencia nos sirva de gran ayuda. Creo que, a partir de ahora, el recorrido nos favorece, aunque sabemos que luchamos contra rivales muy buenos. Para acabar entre los 20 primeros deberemos hacerlo mejor que ellos, lo que no quiere decir que debamos ser más rápidos”, avisa.

 

 

Síguenos en Facebook

© Revista Perú Tuning - 2015